Dibujos infantiles – Monigotes y otros monstruos

monigote de un dibujo

Dibujos infantiles, así hablan los niños

 

Los monigotes o dibujos de los niños van evolucionando con el paso de los años, depende de:

DE 1 A 2 AÑOS: GARABATOS SIN ORDEN
A partir de los 12-18 meses, el bebé puede sujetar un lápiz y dejar marcas o rayajos en el papel, de forma casual. Dale papeles grandes y sólo un lápiz o pintura de cera, negra o roja, para que contraste bien y pueda apreciar mejor el resultado de su acción. Las pinturas de dedos son otra opción.

DE 2 A 3 AÑOS: GARABATOS CONTROLADOS
Unos seis meses después de haber empezado a garabatear, relaciona sus movimientos y los trazos que surgen. Y ya puede dirigir el lápiz por donde quiere. Se repiten las rayas, círculos, puntos... La amplitud, la presión y la distribución en la hoja reflejan ya su carácter y su momento de ánimo.

HACIA LOS 3 AÑOS: GARABATOS CON NOMBRE                                                                                                                                                                                                                           Un día te muestra un garabato y dice: “Ésta es mamá”. Espera a que lo haga de forma espontánea. En esta nueva fase de diálogo, sus explicaciones son tanto o más reveladoras que el trazo, la ubicación o los colores elegidos. Al dar un nombre a sus garabatos empiezan sus dibujos figurativos.

A LOS 3 O 4 AÑOS: EL MONIGOTE CABEZÓN                                                                                                                                                                                                                                   La figura humana, el primer motivo “realista” que intenta dibujar, al principio es un círculo, una cabeza en la que después situará los ojos y de la que irán brotando piernas y brazos (sin tronco). Los colores no son realistas, responden a su fantasía, y ya revelan su estado emocional.

A LOS 4 O 5 AÑOS: EL DIBUJO "REALISTA"                                                                                                                                                                                                                                       Al dibujar la figura humana refleja la progresiva asimilación de su esquema corporal. Del monigote cabezón al personaje-cerilla (ya dibuja la cruz), y de éste a los personajes reconocibles por sus rasgos. Luego va incorporando detalles (orejas, botones, zapatos...) que muestran su evolución mental.

 

(Vía Crecer Feliz)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce − tres =